jueves, 10 de noviembre de 2011

Los cambios que nos hicieron humanos

Hace 6 ó 7 m.a vivió en Africa un antecesor común del ser humano y de algunos otros primates actuales (gibones, gorilas y chimpancés). A partir de él se considera que comienza la evolución de los homínidos.

La hominización es un complejo proceso biológico de selección natural y adaptación que dio lugar a la especie humana. Se caracteriza por lo siguiente:

Adopción de una postura bípeda o erecta.

Esto permitió:
- Facilitar la visión por encima del nivel de las plantas herbáceas.
- Permite atravesar cauces de agua poco profundos.
- Permite la liberación de las manos, que así pueden ser usadas para coger y utilizar objetos como herramientas o armas para la caza, además de seguir ofreciendo la posibilidad de trepar a los árboles.

Esto conllevó algunos cambios anatómicos en los homínidos:

- Posición del foramen magnum: el foramen magnum es el hueco del cráneo a través del cual se inserta en él la columna vertebral. En los simios se encuentra en la parte posterior del cráneo y en los homínidos en parte de abajo.

 
- Disposición de la cadera: en los homínidos los fémures se disponen oblicuamente y en los simios verticalmente.
- Cambios en el pie: desparece el pulgar oponible, similar a nuestra mano, propia de los simios.

Mayor movilidad de las manos:

Esto conlleva:

- Que las manos pasen a ser unas pinzas de mayor precisión en vez de las pinzas de presión que son características de otros primates.
- La compleja coordinación entre las manos y la vista, junto con la posición de la cabeza sobre una columna vertebral vertical, será uno de los factores que favorecerá el desarrollo posterior del encéfalo y de las funciones superiores que caracterizan a la especie humana.

Cambios en la dieta:

La dieta se diversifica e incluye el consumo de carne lo que da lugar a:

- Remodelación de la dentición, en la que se aprecia una reducción progresiva del tamaño de las piezas dentarias, que sufren menor desgaste, lo que se debe al consumo de alimentos de mejor calidad, como frutas y carne.
- El cráneo se hace más grácil, ya que se reduce su zona facial. Se redondea la bóveda craneal y se suavizan las órbitas superciliares. Aparece el mentón de la barbilla.
- Aumenta la talla y la corpulencia
- El desarrollo de las actividades sociales y de comunicación que son necesarias para la caza y para compartir los alimentos en grupo, que culminaría con el desarrollo del lenguaje.
- El incremento de la tasa de crecimiento cerebral durante el proceso de gestación, cuya limitación está en los condicionantes obstétricos.
- La prolongación de la infancia y de la niñez, etapas en las que el desarrollo del cerebro continúa. Esto supone una mayor duración del intervalo entre nacimientos y la implicación del grupo en el cuidado de los individuos jóvenes, lo que fomenta aún más los lazos sociales y la comunicación.

Esta mejora de la dieta se potenció con el dominio del fuego.

Desarrollo del apartato fonador 

La posibilidad de usar el lenguaje hablado permitió el desarrollo de actividades sociales y de comunicación que son necesarias para la caza y para compartir los alimentos en grupo.

Encefalización

El volumen cerebral del hombre actual es de unos 1500 centímetros cúbicos mas del doble que los 600 de los primeros homínidos y 5 veces mas que los 300 de un chimpancé. Este cambio ha venido ligado a  cambios anatómicos en la pelvis para posibilitar el parto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario